Los ayuntamientos se harán cargo de las bonificaciones que se llevarán a cabo en la tarjeta Mugi

Las personas afectadas por la rotura del puente Deba-Mutriku se beneficiarán de bonificaciones en el transporte

Los ayuntamientos de Deba y Mutriku han llegado a un acuerdo con la Diputación Foral de Gipuzkoa y la Autoridad del Transporte de Gipuzkoa para facilitar la movilidad de las y los vecinos de ambas localidades, bonificando los viajes de un lado al otro del puente hasta que finalicen las obras de reparación del puente peatonal que las une, y que permanece cerrado desde el pasado 5 de julio, cuando se derrumbó parte de la estructura. Según lo acordado por las cuatro instituciones, los consistorios, con la coordinación de la institución foral, bonificarán los viajes en autobús de un lado al otro del puente que se realicen en las líneas de Lurraldebus que cubren dicho trayecto.

Representantes de todas las instituciones implicadas han celebrado recientemente una reunión de trabajo en el Ayuntamiento de Deba. A ella han asistido el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; la diputada foral de Movilidad y Ordenación del Territorio, Marisol Garmendia; el alcalde de Deba, Pedro Bengoetxea; el alcalde de Mutriku, José Angel Lizardi; y la directora general de la Autoridad Territorial del Transporte de Gipuzkoa, Eluska Renedo. Al término de la reunión, las autoridades han visitado el puente dañado, para conocer de primera mano la situación en la que se encuentra el paso. Todas las partes han renovado su compromiso para reparar “lo antes posible” la infraestructura dañada.

Mientras tanto, para disponer de la bonificación en el transporte público, las personas afectadas que tengan la tarjeta MUGI se tendrán que registrar en el Ayuntamiento de Deba y el Ayuntamiento de Mutriku, y quienes no la tengan, podrán gestionarla allí mismo. La Autoridad del Transporte de Gipuzkoa facilitará la gestión de las tarjetas y el control de los viajes realizados entre las paradas inmediatas de un lado y otro del puente. La medida beneficiará a unas 300 personas residentes en la orilla oeste del río Deba, ofreciéndoles una alternativa viable debido a que tras la ruptura del puente habían visto muy limitada su movilidad.

Recent Posts